lunes, junio 27, 2005

La Momia (1932)



La momia. (The mummy). USA, 1.932. D.: Kart Freund. I.: Boris Karloff, Zita Johan, David Manners, Edward Van Sloan. 71 m. B/N.

En 1922 ocurrió el famoso hallazgo de la tumba del faraón Tutankamon por una expedición británica. La fama de este descubrimiento no solo es por el significado arqueológico sino también por sus consecuencias: poco tiempo después, todos los participantes en la "profanación" de la tumba faraónica murieron en circunstancias extrañas, supuestamente a causa de una maldición hallada en la entrada de la tumba: «La Muerte golpeará con sus alas a quien perturbe el descanso del Faraón».



Una expedición británica (en ese entonces, Egipto era colonia de Gran Bretaña) encuentra un sarcófago sin nombre en 1921 (un año antes de ser descubierto Tutankamon). En su interior, un hombre que había sido enterrado vivo y maldecido para no hallar jamás el eterno descanso. Su nombre: Imhotep. Junto con él, un cofre con un papiro, el Pergamino de Thoth, protegido por una maldición.

El primer largometraje de un director de fotografía tremendo como Karl Freund y uno de los clásicos del cine de terror de la Universal, por extensión de la historia del cine. Planteamiento ingenioso, romanticismo necrofílico y una impresionante interpretación de Boris Karloff, que ha hecho que el personaje haya estado indisolublemente unido a su interpretación.
Sus andares majestuosos y su voz logran infundir en el espectador cierto temor y lástima. Al principio nos inspira una cierta simpatía: todo lo hace por su amor perdido de hace 3700 años. Cuando su obsesión es que muera Helen, para que Anksenamon viva, entendemos que el amor lo ha convertido en un poderoso monstruo criminal. Al final, es su misma amada quien no desea morir (en su presente encarnación) y destruye el mágico Pergamino de Thoth... y con él a Imhotep.

Anécdotas.

Respecto al maquillaje se tomó como referencia la momia del príncipe Siti, padre de Ramses. Las vendas eran tratadas con ácido y quemadas levemente, así se conseguía aspecto de antiguo a la vez que se iban desprendiendo poco a poco.

Otro dato anecdótico es que los históricos Imhotep y Anksenamon fueron personajes reales que no pudieron haberse conocido nunca... Entre uno y otro hubo cientos de años.

Conclusiones:

Estamos ante un flín de visión obligada para todos aquellos que se interesen por el cine de terror en algún momento de sus vidas. En definitiva una obra maestra como pocas. El ambiente de tensión sexual es lo que se dice chungo, chungo. Pero si eres de los que te gustan las pelis de sustos no te la recomiendo.

1 Comments:

At 3:31 p. m., Blogger Beige said...

Tú ya sabes que no me gustan las pelis de miedo, pero alguna que otra me veo y ya sólo por lo mítica (y seminal) que es la película sobre la que escribes haré un esfuerzo y la veré. A lo mejor cuando vengas de Escorial city ya me la sé de memoria.

 

Publicar un comentario

<< Home

Google